Hotel Boutique en la naturaleza

La riqueza natural que rodea a este hotel boutique en la naturaleza convierte al entorno en un espacio idóneo para los amantes de la naturaleza y para los que desean evadirse en un paraje con esencia.

En invierno, desde el Hotel Boutique Pinar se puede contemplar una inigualable estampa blanca, junto a la chimenea, y en verano dejarse envolver por el cálido clima, que no supera los 30º.

El perfume de la naturaleza acompañará al cliente durante toda su estancia con aromas de albares, laricios y rodenos, los tres tipos de pinos que componen este hábitat, así como de las magnolias, glycinas y camelias que dan nombre a cada una de las estancias de este hotel boutique.

Senderismo, paseos a caballo, rutas a pie o, sencillamente, sentarse en la terraza a contemplar el escenario. Opciones diversas para cada tipo de cliente que ofrecen este hotel boutique en la naturaleza.